Frases e historias graciosas por mala ortografía

Hemos platicado de la ortografía y su importancia, en esta ocasión seguiremos manteniendo el tema sólo que esta vez con unos ejemplos de lo que la mala ortografía puede provocar dependiendo de la persona que la cometa. Y si depende de la persona y el conocimiento de gramática con el que cuente puede determinar el Snoeien utilizar la mala ortografía como un medio de expresarse, por más irónico cheap jerseys que suene, un buen escritor puede utilizar wholesale jerseys China la mala ortografía a propósito. wholesale mlb jerseys Por ejemplo:

“Confieso

—no miento—

De verás

te hamé

Así con «h»

porque fue

un error”.

Este corto poema de autor desconocido es un ejemplo muy claro de lo anteriormente mencionado, deja muy en claro el por qué escribe incorrectamente “amé” logrando su objetivo y llamando mucho la atención de los lectores. Muy buena utilización de escribir incorrectamente.

Existen palabras muy parecidas en cómo se escriben pero con significados muy diferentes, unas con solo una letra de diferencia o inclusive unas sólo con un orden alterno. El ejemplo más conocido es: hay, ay y ahí, estas tres palabras tienen una pronunciación muy parecida y una escritura semejante sin embargo se utilizan en momentos distintos. A continuación la manera más fácil y divertida de recordar cuándo utilizar cada una de to estas palabras con un simple ejemplo:

Amante: “¡Ay sigue!, ¡ay no pares!”

Novia: cheap jerseys “Ahí suave, ahí con cuidado”

Esposa: “Hay que pintar, hay que pagar, hay que hacer la compra”

Creo queda muy claro la diferencia entre ¡ay!, ahí y hay, pero igual dejo una breve Learn explicación de cada una de ellas: ¡ay! Se utiliza como exclamación, ahí es de lugar y hay es del verbo haber. Como este juego de palabras existen muchos más, día a día seguimos leyendo escritos utilizando las palabras incorrectas debido a la for ignorancia. Debemos poner el ejemplo y en toda oportunidad mantener una ortografía excelente.

(Visited 570 times, 2 visits today)