Palabras Nuevas en la RAE

Cada que la RAE lanza un comunicado donde quita palabras del diccionario para unir otras la gente se vuelve loca y escuchamos comentarios de todo tipo. Desde puritanos de la lengua que dicen que como sería posible cambiar tantas cosas hasta los más liberales que dicen que ya era hora y que debemos implementar más palabras todavía.

Por ejemplo, en el 2012 la RAE lanzo una lista que causo muchas controversias. Pero que a la vez, en su tiempo, me parecieron muy útiles y actualizada a las palabras que si estábamos utilizando en ese momento.

  •  Billonario: Que posee un billón de unidades monetarias, o más, o que es muy rico.
  • Cuentacuentos: Persona que narra cuentos en público.
  • Paradón: En fútbol y otros deportes, parada del balón meritoria y generalmente espectacular.

Estas palabras de igual manera ya la veníamos manejando, su inclusión de hecho se hizo que llego muy tarde. ¡Debieron de haberla incluido desde antes!

  •  Bloguero, ra: Persona que crea o gestiona un blog.
  • Chat: (Del ingl. chat; propiamente ‘charla’) Intercambio de mensajes electrónicos a través de internet que permite establecer una conversación entre dos o varias personas.
  • Espanglish: Modalidad del habla de algunos grupos hispanos de los Estados Unidos, en la que se mezclan, deformándolos, elementos léxicos y gramaticales del español y del inglés.
  • Friki: Extravagante, raro o excéntrico.

¡Ja! Estas son las palabras que vuelven a los puritanos de la lengua locos. Como muchas provienen de otros idiomas los cuales se están incorporando al nuestro, pueden causar controversias. Pero seamos sinceros, ya todas forman parte de nuestro vocablo. La que me causo más curiosidad fue friki, que viene del inglés freaky, porque aunque sea una palabra que se utilizaba mucho no era tampoco tan popular como el famoso chat o bloguero. Pero esta interesante como si decidieron incorporarla y expandir las maneras en las que el hispano puede describir algo raro o excéntrico.

Claro, también tenemos las excepciones a las que dije: ¿¡por qué?! Por ejemplo:

  • Okupar: Tomar (una vivienda o un local deshabitados) e instalarse (en ellos) sin el consentimiento de su propietario.

Para que teníamos que cambiar la c por una k. Se entendía perfectamente que era ocupar con c y que se pronunciaba como k.

Pero bueno, de igual manera lo que dicte la RAE es muy importante. No por nada se reúnen año tras año para determinar cuáles usos se pueden cambiar y cuáles no. Esta organización es de vital importancia porque la lengua va cambiando poco a poco con el tiempo y es necesario tenerlo documentado para que en un futuro podamos entender de donde salieron las cosas.

(Visited 113 times, 1 visits today)